TRASHUMANCIA Y NATURALEZA
Presentación e historia de nuestra Asociación

En la “Cumbre de la Tierra” de 1992, celebrada en Río de Janeiro (Brasil), las Naciones Unidas hicieron un llamamiento a los gobi ernos y ciudadanos del mundo, para buscar soluciones para la protección del medio ambiente, mejorar la calidad de vida y conservar las culturas tradicionales, la diversidad genética y los recursos naturales.

La Asociación Concejo de la Mesta recoge esta llamada iniciando en 1992 el Proyecto 2001. Su objetivo principal es la conservación de las vías pecuarias o cañadas, como corredores ecológicos que unen del sur al norte toda la Península Ibérica, a través del fomento de actividades tradicionales como la trashumancia y la puesta en marcha de usos alternativos que favorezcan la incorporación activa de la población rural. La gran repercusión que tuvo el Proyecto 2001 impulsó la protección legal de la red de cañadas, acelerando la aprobación de la Ley de Vías Pecuarias, en marzo de 1995.

Para ayudar a los ganaderos trashumantes a formular denuncias sobre ocupaciones ilegales y el seguimiento de las mismas, el Concejo de la Mesta, primero, y Trashumancia y Naturaleza a partir de 1997, mantuvieron estrechos contactos con el Ministerio de Agricultura y la Comisión Europea para conseguir incluir la trashumancia en el Programa de Medidas Agroambientales, con el fin de que los ganaderos trashumantes reciban un apoyo financiero para su labor, respecto a la ganadería extensiva y la conservación de importantes ecosistemas y cañadas.

Organizaciones europeas conservacionistas como EURONATUR y la Sociedad Zoológica de Frankfurt (Alemania), la Unie van Provinciale Landschappen y la Stichting Trashumance & Natuur (Holanda), internacionales como las fundaciones AVINA y MAVA, y españolas como la Fundación Biodiversidad, Territori i Paisatje y otras entidades públicas y privadas, colaboran con nuestros proyectos.

Nuestra asociación fomenta la trashumancia de los ganaderos que transitan con sus rebaños por las cañadas, para la recuperación de la Red Nacional de Vías Pecuarias, en el marco del Convenio para la Biodiversidad, (Art.8 j). Dedica sus esfuerzos a intensificar las gestiones administrativas, culturales y sociales para evitar el grave impacto que representaría la desaparición de la trashumancia para los ecosistemas ibéricos, de tan excepcional importancia internacional. El reto para el futuro es diseñar nuevos modelos de desarrollo verdaderamente compatibles con la utilización de las vías pecuarias por el ganado. Es destacable la multifuncionalidad que representan las redes de vías pecuarias como unidades territoriales, caracterizadas tanto por su conectividad como por la relación que presentan con su entorno más inmediato. La conservación de la biodiversidad y mantenimiento de los corredores ecológicos entre Lugares de Interés Comunitario de la Red Natura 2000, depende en gran parte de la recuperación de las prácticas tradicionales de pastoreo itinerante y del desplazamiento estacional de razas autóctonas trashumantes a través de las vía pecuarias. Pero para mantener la funcionalidad ecológica y cultural de las cañadas es necesario recuperar y conseguir la viabilidad económica de la trashumancia en España, sin obstáculos burocráticos y políticos innecesarios
Apdo. 33, Cabezón de la Sal. 39500 Cantabria (España) - Tel./Fax: (0034) 942 700 753 - pastores.sinfronteras@pastos.es

® de textos y fotos Asociación Trashumancia y Naturaleza