La trashumancia frente al cambio climático y para la conservación de la biodiversidad

La trashumancia frente al cambio climático y para la conservación de la biodiversidad

Por Jesús Garzón. Asociación Concejo de la Mesta

La trashumancia milenaria, con grandes rebaños de ganados recorriendo España cada primavera hacia las montañas del norte, para regresar en otoño a los pastos del sur, está considerada por la mayoría de los técnicos y especialistas modernos como una actividad anacrónica, condenada a una rápida y deseable desaparición. Sin embargo, la actual problemática ambiental y social que afecta a nuestro planeta, cada vez más super poblado y amenazado por el calentamiento global, hacen que la trashumancia española cobre especial relevancia, como ejemplo de aprovechamiento sostenible y de adaptación para enfrentarse a los grandes retos que afectarán a la humanidad durante las próximas décadas: garantizar agua y alimentos para 9.000 millones de personas, sin degradar más los recursos naturales y la fertilidad de los suelos, conservando la biodiversidad y las culturas tradicionales, reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero, mitigando y adaptándonos al cambio climático y a la subida del nivel del mar, que inundará muchas de las regiones más productivas y pobladas del planeta.

Las Naciones Unidas han hecho un llamamiento por ello a todos los países industrializados para que reduzcan el laboreo agrícola y el empleo de abonos y de pesticidas, grandes emisores de gases de efecto invernadero. La alternativa es fomentar una ganadería extensiva, basada en los pastos naturales como sumideros de carbono y evitando la importación de cereales y de harinas para los cebaderos de ganadería intensiva. Estos recursos serán imprescindibles para la alimentación humana de los países empobrecidos, donde mil millones de personas ya pasan hambre y otros dos mil millones malviven sin suficientes recursos, prácticamente la mitad de la actual población de nuestro planeta.

En respuesta, la Comisión Europea ha iniciado una reforma de la Política Agraria Común que persigue para el período 2009-2012 una gestión sostenible de los recursos naturales, en especial del suelo y del agua, fomentando la ocupación equilibrada del territorio, la preservación del paisaje rural, el mantenimiento de los espacios naturales y deteniendo la pérdida de la biodiversidad. En este contexto, la trashumancia tradicional española cobra una dimensión de excepcional importancia, pues permite el aprovechamiento sostenible de grandes extensiones de nuestro territorio, condenadas de lo contrario a la desertización y al abandono. Al poder adaptarse inmediatamente a las condiciones climáticas cambiantes, el ganado trashumante puede evitar las situaciones adversas, disponiendo para ello de una infraestructura ganadera única en el mundo: la red nacional de vías pecuarias, con más de 125.000 Km de longitud y 400.000 Ha de superficie, que enlaza entre sí prácticamente todas las comarcas del país.

Por otra parte, tanto las dehesas del sur como los puertos de montaña del norte están divididos desde hace siglos en “millares”, terrenos de unas 500 ha de extensión que se aprovechan alternativamente en invierno y en verano con un millar de ovejas o con cien vacas madres. Paredes de piedra, setos vivos, fuentes, pozos, abrevaderos, tenadas y majadas, razas autóctonas seleccionadas durante generaciones y un depurado conocimiento de su manejo y aprovechamiento, completan un patrimonio ganadero y cultural de excepcional importancia para garantizar el desarrollo sostenible de nuestras comarcas rurales.

Hay que considerar que España será uno de los países más afectados por el cambio climático, que ya se hace patente sobre todo en las zonas de alta montaña, en el arbolado y en los humedales. Durante las últimas décadas las lluvias han disminuido un 20%, con un aumento de las temperaturas de 1,4ºC, el doble de la media mundial, provocando una crisis hídrica que se agravará progresivamente. El 35 % del territorio sufre procesos erosivos graves, y los incendios forestales abrasan cada año grandes extensiones. Se estima que entre el 15 y el 30% de las especies se extinguirán próximamente si no logran adaptarse a las condiciones cambiantes del entorno. Para ello serán imprescindibles las vías pecuarias, pues permiten la migración altitudinal de las especies desde los pastizales meridionales hasta las cumbres de los grandes sistemas montañosos.

Pero su funcionalidad como corredores ecológicos requiere que sean pastadas y abonadas regularmente por el ganado. Cada mil ovejas o cada cien vacas aportan diariamente al terreno por el que transitan más de tres toneladas de estiércol con unos cinco millones de semillas, de las que germinarán posteriormente más del 30%. Por tanto, durante una trashumancia tradicional de un mes de duración y 500 km de recorrido, pastando las hierbas y ramoneando los arbustos, cada rebaño fertiliza las cañadas con más de cien toneladas de abono y doscientos millones de semillas, que son trasladadas durante decenas de kilómetros desde los valles y laderas hasta las cumbres y mesetas, facilitando así que las plantas, y las especies animales que de ellas dependen, puedan adaptarse y sobrevivir a las nuevas condiciones climáticas.

Durante los últimos años, la mejora, deslinde y amojonamiento de muchas vías pecuarias por parte de la mayoría de Comunidades Autónomas, en cumplimiento de la Ley 5/95, y la difusión de modernas tecnologías como los sistemas de posicionamiento global (GPS), están permitiendo a los ganaderos recorrer con seguridad las principales cañadas sin necesidad del conocimiento previo de las mismas. Otros avances importantes han sido la utilización generalizada de rediles y pastores eléctricos, para sestear y dormir en cualquier paraje adecuado, los vehículos todo terreno con vivienda incorporada, la telefonía móvil y el apoyo decidido de la guardia civil en situaciones conflictivas. La colaboración de varios propietarios para realizar la trashumancia, reuniendo grandes rebaños de unas 3.000 ovejas o 500 vacas, hacen que la trashumancia del siglo XXI pueda convertirse en una actividad gratificante y rentable, si se eliminan las absurdas dificultades administrativas que agobian actualmente a los ganaderos.
El Liberal Trashumante. Laura, Facultad de Veterinaria de Zaragoza: aprendemos lo más importante que es el punto de vista de ganaderos y pastores

El Liberal Trashumante. Laura, Facultad de Veterinaria de Zaragoza: aprendemos lo más importante que es el punto de vista de ganaderos y pastores

fuente: El liberal de castilla

Unas tres mil ovejas procedentes de las ganaderías de los hermanos Ismael y Vidal Martínez, y de Arturo y Jorge Soriano -ambas de Guadalaviar (Teruel)-, pasan por la Cañada Real de Rodrigo Ardaz en Cuenca. Concretamente por el Pinar de Jábaga a unos 8 kilómetros de la capital.
Con tiempo anticiclónico, algo de frío y rachas de fuerte viento, careas, mastines y pastores avanzan camino de Vilches en la provincia de Jaén para pasar un invierno “primaveral” lejos de las nieves y los hielos más arriba del Puerto del Cubillo.
Con ellos, un años más, futo de un convenio de la Universidad de Zaragoza con la Asociación Naturaleza y Trashumancia, van ocho estudiantes de quinto curso de la Facultad de Veterinaria con un monitor y un profesor, con el fin de realizar un trabajo de campo como tesis de fin de curso o, simplemente, para difundirlo en la propia Facultad o en medios afines a la trashumancia y todo lo que conlleva. Son alumnos de quinto curso, como digo, que se relevan semana a semana durante todo este mes de Noviembre hasta llegar a Vilches, la etapa final.

barbara

barbara

Bárbara es la segunda vez que hace el recorrido. Ya el año pasado no me esperaba que iba a ser como resultó. Aunque se trata de un esfuerzo, porque lo es, también tienes que tener ganas y, la verdad, es que después de la experiencia del pasado año pues he vuelto y lo volveré a hacer más veces. Es una experiencia única y en realidad no puedes opinar nada de ella hasta que la vives y la sufres en tus carnes. Laura está encantada con esta simbiosis naturaleza, camino, ganadería.

Estudiamos en la facultad distintos modelos de producción, pero no es lo mismo que te lo cuenten a que lo vivas por ti misma. Además, aprendemos lo más importante que es el punto de vista de los ganaderos y pastores. Su día a día. Su pelea con los animales y, más aún, sus maneras de entender lo que puede pasarle a cada animal en concreto. Son cosas que en el aula no se pueden aprender. De ninguna manera.

Ana María comenta que las etapas transcurridas hasta hoy, han sido normales y no han tenido que poner manos en asunto de partos. Algunos ganaderos adelantan el viaje de las ovejas parideras en camiones con el fin de evitar partos por el camino. Partos hasta que no lleguemos a Vilches no los veremos ni podremos hacer alguna práctica en directo. Hasta el momento no los ha habido. La idea es llegar y, una vez allí, pues estabular a las que van a parir y a por ello. Las condiciones son distintas a las que tendríamos aquí, en plena vereda. Es lo que tiene la trashumancia. Hacer el camino y facilitar la biodiversidad.

 

pedro

Pedro es el monitor. Define el contacto animal, naturaleza, vereda, pastores y ganado como una segunda Facultad porque el conocimiento que se adquiere es enorme. Se pasan ecosistemas de todo tipo. Nosotros solo estamos una semana, pero, en esta semana, hemos pasado de los 1.500 metros de altitud a los novecientos y pico de este paraje, el Pinar de Jábaga. Quiero decir que salimos enriquecidos del Parque Natural de la Serranía de Cuenca con ese paisaje enorme de montes, valles, llanuras, pinos, pastos y vértigos como el del Barranco del Judío. Es increíble cómo bajan los animales y los pastores por una pendiente casi vertical. Tiene un valor enorme. Por algo ha sido declarada la Trashumancia Patrimonio Inmaterial. El poder asistir a esto es un lujo.

 

Leer artículo completo.

 

Raíces trashumantes de El Liberal. Claudia Cardo: bueno pastora, pastora, no soy pero entiendo este mundo en el que me han salido los dientes

Raíces trashumantes de El Liberal. Claudia Cardo: bueno pastora, pastora, no soy pero entiendo este mundo en el que me han salido los dientes

fuente: El liberal de castilla

 

Claudia: no sé silbar y así me va porque ni ovejas ni perros me hacen el menor caso.

 

El viento soplaba a su aire en los Collados de Embid. Es un lugar, una especie de meseta que encontramos cerca del indicador de carreteras que informa de que estás a 1.100 metros de altitud sobre el nivel del mar.

Aquí, donde termina la cuesta que deja atrás al Júcar y al caserío con ermita, ya no hay pinos y los chaparros se escapan del lugar en el que más se necesitan para que sirvan de cortavientos. Es el lugar en el que hace unos tres años, Manolo Cardo llamaba a las ovejas desde lo alto y ellas, como perros falderos, apretaban el paso en un concierto de balidos increíble que finalizaba cuando entraban en el corral eléctrico. El fuego, recién encendido cuando la noche marcaba las seis y media de la tarde, al tiempo que cobraba cada vez más fuerza gracias a las teas que había puesto Antonio Cardo, soltaba al aire chuscas que provocaron el cambio de algunas tiendas ante el temor de que se quemaran.

Estábamos casi al completo o, al menos, los de siempre: los hermanos Manolo, Antonio y Elías Cardo, los hijos de Manolo, Aitor y Claudia, Luis Hortelano amante de estas cosas y el escribe esto. Al calor de la lumbre se repasan muchas cosas. De ahora y de antes.  De la tía Antonia que, en la Vega, bailaba las jeringonzas del fraile a la luz de un candil con una vihuela y algo más de cuerda.

“No se puede estar en misa y repicando”, dice Manolo tomando partido sobre un tema relacionado con el lobo aunque, por estas tierras, no lo haya y sí en la vecina Guadalajara. “No se puede defender, idílicamente, que el lobo campe a sus anchas cuando me está matando el ganado e, incluso, me obliga a tener un buen número de perros para defenderlo. Es que no puede ser. Vamos a volver a los años cincuenta en los que, en los pueblos, se mataban a las alimañas saliendo los mozos con ellas pidiendo donativos por la hazaña. ¿Y las carreteras? No se ensanchan ni arreglan porque una pareja de no sé qué anida ahí cuando el hombre es la especie a proteger” comenta Manolo iniciando, así, el tema de la despoblación rural que tiene tela. El profesor Martín Muelas se refiere al cierre de las escuelas como el principio del fin, aunque, siendo cierto, existieron otros factores que favorecieron el éxodo rural. Y el problema del agua. https://www.liberaldecastilla.com/78170-2/

La parte frontal del cuerpo es un eclipse para la espalda que, cada vez, la noto más fría al estar a la sombra de las llamas mientras saltamos de un tema a otro hasta el momento de la despedida, cuando el reloj marcaba las ocho de la tarde. Por cena iban a hacer unos huevos revueltos y carne a la brasa y, por noche, les quedaba el hotel de las mil estrellas con aire acondicionado y una luna que iba a dejar la primera escarcha del camino.

 

Leer artículo completo.

El Liberal trashumante. Grati Usero: estoy jodío por motivo y razón de que el agua escasea y los pastos también

El Liberal trashumante. Grati Usero: estoy jodío por motivo y razón de que el agua escasea y los pastos también

fuente: El liberal de castilla

 

Antes los montes estaban limpios y, hoy, son auténticos polvorines. No hay más que mierda.

 

Concha Rebollo, vecina de Grati en Las Majadas, certifica el día a día trashumante en el Facebook adelantando lo que, dos días más tarde, será realidad aquí: “pues que las pecuarias esta noche está a rebosar. Hay un montón de vacas con sus ternerillos y un montón de caballos y de perros que ni se sabe. Con el frío que hace esta noche lo pasarán mal, porque Carmen y yo, con unas horas de espera, hemos cogido frío para todo el invierno pero ha valido la pena. ¿Verdad Carmen? Los perros nos venían a saludar con respeto lo mismo que nosotras hemos hablado con los mayorales y con las estudiantes de veterinaria, y hemos contenido la respiración para no asustar a los caballos y las ovejas”, escribe Concha en su muro.

Y es que, este año, la Cañada Real de Rodrigo Ardaz se le antoja a uno más viva que otros años porque, sin proponérselo, los ganaderos se han programado de tal manera que, en el viaje, uno de otro se lleva una jornada tan solo y, claro, esto tiene sus pros y sus contras como veremos.

Para Gratiniano Usero, Grati, este es el tercer año que hace la trashumancia. Tres años en los que ya ha cosechado su fama debido, digo yo, a que con su verdad se enfrenta, en la vereda, hasta al lucero del alba cuando algún agricultor le toca eso o le amenaza con una recortadora. Ayyy famoso!. Fíjate en mí. Barba blanca de tanto cavilar y de tantas aventuras pero ninguna buena, dice.

Es la segunda jornada y nos encontramos en los ya conocidos Collados de Embid en donde, una noche más, el viento sopla más de lo normal y las carrascas siguen alejadas de una lumbre que, además de alumbrar y en la que asar la cena,  calienta a un buen número de amigos que han acudido a testimoniar amistad y apoyo y, entre ellos, Pedro Miota, el torero de Las Majadas que en un momento dado me dice que ha comprado la ganadería de Curro Fuentes y tiene a las reses bravas dispersas.

Leer artículo completo.